Deviant Login Shop  Join deviantART for FREE Take the Tour
×

:iconcloeamore12: More from CloeAmore12


More from deviantART



Details

Submitted on
January 20, 2013
File Size
17.1 KB
Link
Thumb

Stats

Views
214
Favourites
1 (who?)
Comments
0
Downloads
1
×
Capítulo 9

14 Años Después...

-¡Ahora de descansar! -dijo Félix alegremente, mientras abría la puerta para bajar del Ático mientras el resto de Nicelanders le seguían. Se dirigió a su cuarto y colgó la nueva medalla que había recibido en la partida de hoy, sonriente, aun con la tarta en mano. Llamaron a la puerta y varios Nicelanders entraron para darle las gracias.

-De verdad...No ha sido nada. Vosotros también lo habéis hecho muy bien. -dijo Félix animado. Aquel día era muy importante. ¡Cumplía 30 años de jugabilidad! Ni más, ni menos.

-Hoy teníamos pensado hacer una fiesta a lo grande. -dijo uno de los Nicelanders.

-¡Si! ¡Están todos invitados! Tengo entendido que incluso Pacman va a venir.

-¿Pacman? -dijo Félix con sorpresa y una sonrisa- Vaya...¡Quien lo diría! ¡Genial!

-¡Será a las 9! No te entretengas, Félix. -le hicieron saber con alegría los Nicelanders, yéndose.

-No lo haré. -rió con suavidad el Reparador y bajó las escaleras, saliendo del Ático y yendo a la Estación Central. Subió a la vía con desinterés y tras llegar dio un salto saliendo de esta, saliendo de la entrada de su juego y dirigiéndose al Bar de Tapper.

-Felicidades, Félix.

-¡Felix! ¡Me han dicho que cumples 30 Años! ¡Felicidades!

-¡Felicidades, enano!

Cada persona que se encontraba con el Reparador lo felicitaba con alegría. 30 Años eran muchos años y para un juego como el suyo...todo un orgullo.

-Pero si sales de tu juego...ten cuidado. -se escuchaba la voz de Sonic en el anuncio- Una vez mueras...no podrás reiniciarte. Fin de la Partida. Y por cierto, Félix. Feliz 30º Aniversario. -el anuncio terminó y Félix no pudo evitar sonreír amplio, dándole las gracias.

Sabía que Sonic no le escucharía al ser un anuncio, pero se lo tenía muy agradecido por ello. Por el camino se encontró con Q*Bert, quien le vio bastante animado.

-·?!#!

-¡Gracias, Q*Bert! Siento no poder hablarte en tu "codec". Ya sabes...Un día especial y todo eso. -dijo agradecido el Reparador, mientras marchaba al Bar de Tapper.- ¡Hasta luego! ¡Si ves a Ralph, dile donde estoy!

Dicho esto, marchó llegando a su destino.

OoOoOoOoOo

-¡La fiesta está siendo de maravilla, Félix! -dijo uno de los Nicelanders mientras bailaba.

-¡La verdad es que sí! -rió con suavidad Félix, bailando también.

-¡Tenemos también otra sorpresa para ti! ¡Vamos! ¡A las ventanas!

Todos cual niños, salieron y se asomaron. Cohetes fueron lanzados que decían con alegría un "¡Feliz 30º Aniversario, Félix!"

-Aww, chicos. ¡No tenían por qué hacerlo! -dijo demasiado agradecido el Reparador.

-¡Claro que sí! ¡Por estos 30 años en los que nos has dado felicidad! -respondieron.

-¡Por Félix! -dijo uno y todos alzaron sus copas- ¡Por Félix!

Félix realmente estaba muy feliz por todo aquello. La fiesta estaba siendo de maravilla, los cohetes le habían alegrado el día y todo iba demasiado bien para ser verdad.

También había recibido una carta de los Gemelos desde el sótano, deseándole una agradable fiesta. Les daba vergüenza ir y Félix no pudo evitar reír. Había dibujitos en la carta...¡Seguro ese había sido Pistón!

Se escuchó llamar a la puerta y entre risas, Félix fue hasta el lugar.

-¡Ya voy yo! -hizo saber y abrió sonriente la puerta. La sonrisa cayó al descubrir que se trataba de Ralph- ¿R-Ralph? -salió fuera y cerró la puerta- ¿Q-Qué haces aquí?

-Bueno..-el más grande se encogió de hombros-...vi la fiesta que teníais montada dentro y pensé que podría venir a estar un rato.

-¿E-En la fiesta? -de pronto, todo se volvió bastante incómodo.

-Claro. -hubo un breve silencio- También vi los fuegos artificiales. -sonrió con levedad- Felices 30 Años, ¿eh?

Félix rió con suavidad, algo nerviosamente.

-S-Sí...Felices 30 Años.

El nerviosismo consistía en que Ralph nunca había ido a los aniversarios por ser "el malo". ¿Por qué precisamente ahora? Lo único que haría sería traer incomodidad a la fiesta. A él, por lo personal, no le importaba que estuviera en ella.

-B-Bueno...lo mejor s-será que vaya entrando y-y-

Un juego salió de la fiesta para informar a Félix.

-¡Félix! ¡Van a sacar la tarta! -y entró.

Otro silencio incómodo se formó fuera.

-¡Vaya! Una tarta. -dijo Ralph.

-S-Sí...-respondió leve.

-¿Siempre hay una?

Félix volvió a asentir y observó como Ralph lo miraba expectante, finalmente dio un profundo suspiro.

-S-Si quieres puedes entrar a-a tomar un-

No pudo continuar, porque de inmediato fue empujado y Ralph entró a la fiesta de forma repentina.

-¡Hola a todos! ¡Ya estoy aquí! -dijo con una sonrisa y todos cesaron de charlar, bailar y la música paró en seco. Ralph vio a todos en confusión- Pero, ¿qué ocurre? -dijo comenzando a caminar al interior- Soy yo. ¡Ralph!

Por el peso, las escaleras se rompieron y todo quedó echo un desastre. Preocupado, Félix entró al interior.

-¡Ralph, Ralph! T-Ten cuidado. E-El edificio-

No pudo continuar pues Ralph se levanto y golpeó el techo por su altura, haciendo que un trozo de él cayera sobre Félix "matándole". Los Nicelanders ahogaron un grito po la preocuparon y aguantaron la respiración, pero, rápidamente, Félix volvió a reiniciarse- ¡Estoy bien! E-Estoy bien.

Todos suspiraron de alivio. Una Nicelanders trajo un enorme pastel con la forma del Ático y todos los compañeros en la azotea, lo que hizo cortar un poco el aura tensa.

-¡Ya traje la tarta! ¡Con el saber favorito de todos! -dijo alegremente.

Todos se agruparon alrededor del pastel, Félix sonriendo con suavidad.

-¡El tuyo es de Fresa, Lazy! ¡Como te gusta! ¡Tu parte, Félix, es de menta! ¡Tu favorito!

-Gracias, Jane. De verdad. -dijo timidamente el Reparador, mientras la chica seguía diciendo los sabores de cada uno.

Ralph vio con curiosidad como junto al edificio estaba su muñeco entre el barro, como cuando perdía una partida y lo tiraban desde la Azotea.

-¿De qué sabor es mi parte? -preguntó y todos callaron. El aura tensa regreso.

-Oh...¡De chocolate! -dijo Jane con una sonrisa algo nerviosa.

-Pues a mi no me gusta el chocolate. Y, ¿por qué no estoy arriba con vosotros?

-Porque eres el malo. -dijo un Nicelanders con el ceño fruncido.- Y los malos están donde se merece.

Ralph frunció el ceño.

-Pues yo creo que estaría bien estar arriba...con los demás. -cogió su muñeco y lo puso en la Azotea.- ¿Ves? Así está mejor.

-Ehh...chicos...

-No. ¡No está bien! -dijo el Nicelanders, cogiendo el muñeco de Ralph y poniéndolo en su lugar anterior- ¡Tu lugar está en el vertedero!

-Y, ¿por qué tiene que ser así? -dijo indignado y comenzando a enojarse el más grande- ¡Que sea un malo no quiere decir que yo sea malo! ¡Formo parte de este juego!

-C-Chicos...de verdad...no creo...-la voz de Félix era un murmullo.

-¡Tu solo eres el malo que rompe el edificio!

-¡Eso no es verdad! -dijo con furia Ralph, destrozando la tarta.

Félix abrió sus ojos en sorpresa y vio a Ralph, el cual notó el desastre que había causado, sintiéndose muy mal.

-Ya lo estoy viendo. -dijo acusador el mismo Nicelanders. Mientras Ralph bajaba su mirada a mala gana- ¡Haría falta una medalla de héroe para que te dejáramos estar en el Ático! -siguió con sarcasmo el otro y Ralph lo vio con curiosidad.

-¿Una medalla de héroe? Si consiguiera una...me dejaríais estar aquí.

-Claaro...¡Aunque nunca conseguirás una!

Ralph frunció el ceño y comenzó a salir de la sala.

-¡Conseguiré una medalla! ¡Incluso mejor que la de Félix y podré estar en Ático!

-Buena suerte. -contestó el Nicelanders con sarcasmo, mientras Ralph se iba y desaparecía de allí.

Félix se sintió muy mal mientras veía a Ralph irse.

-Fuiste muy duro...-dijo hablando con su compañero.

-Félix, hijo mío, a los malos hay que tratarlos como lo que son. -dijo mientras veía al Reparador.

-Pero...una vez, alguien me habló sobre el credo de los malos. -ya no recordaba quien fue- No creo que d-debamos tratarles tan...así. -hubo un breve silencio- Además, ahora Ralph a ido a buscar una m-medalla de héroe.

-¿Y de verdad crees que lo conseguirá? ¡Ralph a venido a molestar! Mañana será un nuevo día y seguirá en su vertedero haciendo su trabajo. -finalizó el otro y la fiesta siguió.

Félix realmente le estuvo dando demasiadas vueltas al asunto.

OoOoOoOoOo

-¡Buenos días, Sr. Nilwam! -dijeron los primeros niños al llegar al Arcade.

-Buenos días, chicos. Habéis llegado pronto hoy, ¿eh?

-¡Por supuesto! -dijeron alegremente-

-¡Voy a jugar a Repara Félix Junior! ¿Te apuntas? -dijo el más pequeño.

-Lo siento, tío. Hoy tengo ganas de una carrera. -contestó el mayor mientras activaba Sugar Rush.

Todo iba bien. O eso parecía. El menor no pudo evitar alzar una ceja. Aparecía el cartel de "¡Voy a romperlo!" Pero, sin embargo, Ralph no estaba ahí.

-¿Dónde está Ralph? -dijo para sí el niño confundido.

Mientras tanto, el juego siguió.

-¡Ayúdanos, Félix!

-¡Puedo arreglarlo!

Y eso fue todo. ¿Cómo iba a arreglar Félix algo, si no había nadie quien rompiera el Ático? Los juegos no lo demostraban, pues el jugador estaba mirando, pero los Nicelanders susurraron a Félix sobre donde estaba Ralph.

Félix estaba en su posición de "¡Puedo arreglarlo!" con una sonrisa bastante nerviosa, viendo de reojo al lugar donde debería estar Ralph. Intentó llamarlo, pero este no aparecía. Finalmente, Félix volteó a ver a los Nicelanders.

-N-No os preocupéis. Intentaré s-solucionarlo. -caminó hacia el vertedero para buscar a Ralph.

Mientras tanto, el niño vio con sorpresa como los mandos se movían solos.

-¿Sr. Nilwam?

Unos pasos se acercaron.

-¿Sí?

Y Félix escuchó las palabras que jamás creyó oír respecto a su juego.

-Repara Félix Junior no funciona.

Félix vio muy asustado como Ralph no estaba por ninguna parte y como el dependiente del Arcade los veía con curiosidad.

-Bueno...el juego tiene ya sus años. Es normal que comience a fallar. -se mantuvo pensativo- Lo mandaré a arreglar. Si no consiguen repararlo, supongo que tendremos que desenchufarlo.

El corazón del Reparador se detuvo al ver un cartel frente a la pantalla de su juego que decía "Fuera de Servicio".

-¿F-Fuera de Servicio...?

No faltaba decir que los Nicelanders se pusieron histéricos, preguntando sobre Ralph, asustados, nerviosos y, sobretodo, con miedo al desenchufe.

-¡Nadie nos va a desenchufar! -dijo Félix más alto de lo normal e intentando mantener la calma.- No os pongáis así. La cosa es bien sencilla...Buscaré a Ralph, le encontraré y lo traeré la vuelta.

-¿T-Tu crees? -preguntó un Nicelanders.

-Claro. -dijo Félix intentando verse despreocupado.- Seguro que se entretuvo con algo o tuvo un momento de depresión. Además...¡Hoy es Viernes! Con tres días para encontrarle serán suficientes. -finalizó con una suave sonrisa.

OoOoOoOoOo

¡Tres días no eran suficientes! ¡Le había buscado por todas partes! ¡Había ido al Bar de Tapper donde no le habían visto, luego habló con Q*Bert quien le contó que Ralph había ido a Hero's Duty, pero cuando fue a Hero's Duty por poco lo mata un Cyber-Bicho y Ralph ya no se encontraba allí y nadie sabía a donde había ido!

Ahora era Sábado por el mediodía y haría falta un milagro para encontrar a Ralph antes de que los desenchufaran. ¡No pensaba permitirlo! ¡Haría falta más para acabar con Repara Félix Junior! Por un momento se sintió nostálgico, pero la sensación fue tan rápida que apenas la notó, ni pudo procesarla.

Se sentó en un banco, demasiado preocupado y asustado. El simple hecho de pensar que su juego desaparecería, lo hacía temblar un poco.

Q*Bert le había visto a lo lejos y se acercó lentamente, viéndole con algo de tristeza. Félix le devolvió la mirada e interpretó la del otro. Intentando sonreír para animarle y no preocuparle.

-Eh,eh, Q*Bert. No importa...De verdad. Soy Félix, ¿no? ¡Ya sabes! ¡Puedo arreglarlo! -dijo haciendo su gesto habitual, pero la mirada aun apenada de Q*Bert lo hizo saber que unas simples palabras de ánimo no ayudarían a su situación. Necesitaba desahogarse...

-¡Maldita sea, Ralph! ¿Por qué te fuiste? ¡Con lo sencillo que era tu trabajo! -se levantó y comenzó a caminar de un lado a otro- Solo tenías que levantarte, decir tus tres palabras y romper el edificio. ¡No es que fuera tan difícil! -se molestaba cada vez más- ¡Repara Félix Junior no tenía culpa de que fueras el malo! Si lo eras...¡Lo siento mucho! ¡La vida es dura, pero hay que aceptarla! ¡Yo lo acepté! ¡No me gustó! ¡Y me tuve que joder! -Q*Bert supo que algo iba mal cuando Félix maldecía. El Reparador NUNCA decía una palabra malsonante y no era exageración- ¡La vida es así de estúpida y miserable! ¡¿Y todo por qué?! ¡¿Eh?! ¡¿Por qué?! ¡Viajar a juegos que no te conciernen! ¡¿Por qué?! ¡Por una estúpida medalla! ¡Por querer ser el centro de atención! ¡Nada más que piensas en ti mismo y no te paras a pensar en el daño que les causas a los demás! ¡Te crees que puedes hacer lo que quieras, pero no puedes, Turbo!

Paró en seco y abrió sus ojos un poco entre sorprendido y con curiosidad. ¿Turbo...? ¿Por qué no había dicho Ralph? ¿Quién era Turbo...?

Se mantuvo muy pensativo, pero, realmente, no podía ubicar aquel nombre con exactitud. Aunque la mirada que Q*Bert le daba, le aseguraba que él si sabía de que estaba hablando, pero antes de poder preguntarle, el pequeño juego ya había comenzado a retroceder y se fue a su esquina con sus enemigos de juego.

-Ohh...Q*Bert. L-Lo siento...-dijo Félix, volviendo en sí, pero al ver que el juego no regresaba, se sentó en la banca sintiéndose mal.- D-De verdad...Lo siento mucho. E-Es que todo esto m-me saca de quicio...-se mantuvo un breve rato en silencio-...y-y perdón por la p-palabrota.

Y ahí fue cuando Félix descubrió las consecuencias de que todo te saliera mal, de lo que se sentía cuando temías que te olvidaran, que te desenchufaran, que te de repudiaran...

Y todo por una tontería. Suspiró profundamente y se levantó. Lamentándose no conseguiría nada...

Debía encontrar a Ralph.

-¿Félix de Repara Félix Junior?

Félix volteó con curiosidad, viendo lo que parecía un donut con gafas de sol, porra y una gorra de policía.

-Ehh...Sí, soy yo. ¿P-Perdone? -dijo sin comprender y el Policía hizo un saludo firme.

-Mis disculpas, señor. Pertenezco al juego denominado Sugar Rush, señor.

-¿S-Sugar Rush...? -se mantuvo pensativo hasta que recordó de qué se trataba-Y-Yo...no tengo tiempo de c-carreras ahora mismo. -dijo con el ademán de irse.

-¡No,no! ¡Espere, señor! No se trata de eso. -exclamó con rapidez el otro y Félix le vio con curiosidad.

-¿Ehh?

El Policía se puso en posición firme y comenzó a explicar.

-Como comprenderá, en nuestro juego a menudo hay varias faltas de karts, por lo que existe un mini-juego dedicado a que el jugador pueda participar y crear un kart nuevo al piloto de carreras...

El Reparador escuchaba todo aquello con paciencia, preguntándose a donde querría llegar.

-Hubo un incidente justamente en el día de ayer...-continuó el otro- Un desalmado destrozó gran parte del mini-juego y ahora a quedado inservible...

-¿Qué tiene eso que ver conmigo? -dijo Félix, desesperado. Solo quería encontrar a Ralph cuanto antes, dijo comenzando a caminar.

-Alguien...dijo su nombre, señor.

Félix paró en seco y volteó a verle.

-¿C-Cómo?

¿Alguien le había nombrado en mitad del incidente? Pero...el estaba seguro de no conocer a nadie de Sugar Rush.

-Nuestro Rey Candy fue quien le nombró, señor. Dijo que debíamos acudir a Repara Félix, que usted podía arreglarlo todo. Reparar cualquier cosa, señor.

Félix vio su martillo dorado pensativo. ¿El Rey Candy? No le conocía de nada. Aunque supuso que quizás habría escuchado sobre él en alguna ocasión.

Por un momento estuvo a punto de rechazar la invitación. ¡Su juego estaba en peligro! Pero, luego recordó algo...

-¿El mini-juego estaba destruido? -preguntó con curiosidad y el otro asintió enérgico.

-¡Irreconocible, señor!

Félix sonrió. Quizás fue Ralph quien rompió el lugar...por el motivo que fuera. No perdía nada por buscar en Sugar Rush. Tras algunos largos segundos, sonrió ampliamente algo más animado.

-¡Puedo arreglarlo!
Summary: Repara Félix Junior es el nuevo juego del Arcade y del que todos hablan. A pesar de eso, para Félix no es que fuera el día más increíble de su vida. La etapa "Novato" no le gustaba nada y solo un par de personas le daban una conversación de más de tres segundos. Félix se preguntaba como sería tener un amigo decente en aquel lugar. Daría lo que fuera por tener una amistad especial..

Este fic también está subido en FanFiction con el mismo título :DD Por si alguien quiere buscarlo y leerlo allí. Hay como unos 10 capítulos por ahora y estoy haciendo el 11.

Rompe Ralph by Disney
Protagonistas: Turbo & Félix
No comments have been added yet.

Add a Comment: